Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.
Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.
Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.
Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.
Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.
Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.
Cuando leo un libro o un texto que me arrebata me quedo con una frase, la subrayo y, a menudo, cierro el libro para interiorizarla desde un silencio cómplice. Durante un tiempo, después escribía la frase y dibujaba un retrato del autor o me lo inventaba. Sugieren.